Skip to main content
#
 

our twitterour facebook page youtubeinstagram

Pastor Joe and MaryHelen Martinez

- Pastor MikePastor Ruben -

- Poems -

Saturday, March 28 2020

Hasta este punto, parece que nosotros, así como todas las demás iglesias, no tendremos nuestros servicios tradicionales del Día de la Resurrección este año. La pandemia de Coronavirus ha dado un vuelco a la vida de todos, pero como Dios es bueno, creo que las cosas serán aún mejores que antes una vez que todo esto haya terminado. Mientras tanto, oro para que todos estén bien y tomen las precauciones necesarias para mantenerse seguros y protegidos. ¿Y quien sabe? Quizás volveremos en Semana Santa. Después de todo, Él es un Dios de milagros y tiene la última palabra.    

       Hablando de seguridad y protección, podemos encontrar una conexión con lo que está sucediendo hoy con la Pascua original que se menciona en el capítulo 12 del libro del Éxodo. Al pueblo de Dios se le ordenó permanecer dentro de sus casas la noche en que la muerte golpearía a todos los hogares en Egipto. También se les había ordenado que pusieran algo de la sangre del cordero de la Pascua en la parte superior y a los lados de los marcos de las puertas de sus casas. Moisés les dijo: “Cuando el Señor pase por el país para herir de muerte a los egipcios, verá la sangre en el dintel y en los postes de la puerta, y pasará de largo por esa casa. No permitirá el Señor que el ángel exterminador entre en las casas de ustedes y los hiera.” (Éxodo 12:23) Debido a que obedecieron, la muerte pasó sobre ellos y no los tocó.  

       En estos días, en muchos lugares del mundo, las autoridades están suplicando a todos sus ciudadanos que se queden en sus hogares y predigo que muchos de los que "están haciendo lo suyo" pagarán un alto precio más tarde. Hablando espiritualmente, es muy reconfortante saber que todos los hijos de Dios están bajo la protección de la sangre de Cristo. Cuando Dios nos ve, ve la cobertura de la sangre sobre nosotros, la que Jesús derramó en la cruz para la remisión de nuestros pecados. Sin embargo, aunque nuestras almas son salvas eternamente, no hay garantías para nuestros cuerpos. Por lo tanto, estemos sujetos a todas las autoridades gubernamentales y sigamos las pautas establecidas para nosotros. Hacerlo, de acuerdo con el capítulo 13 del libro de Romanos, sería obedecer a Dios y honrarlo en el proceso. Hacer lo contrario sería tentarlo.

Posted by: Joe Martinez AT 01:33 pm   |  Permalink   |  0 Comments  |  Email
Comments:

Post comment
Name
 *
Email Address

Message
(max 750 characters)
*
* Required Fields
Note: All comments are subject to approval. Your comment will not appear until it has been approved.

    Site Powered By
        BizStudio Site Manager
        Online web site design